Saltar al contenido

Las galaxias: los sistemas estelares del universo

galaxias

Las galaxias son agrupaciones masivas de estrellas, gas, polvo y materia oscura que se mantienen unidas por la fuerza de la gravedad. Existen billones de galaxias en el universo, cada una con su propia forma, tamaño, historia y composición. En este artículo, te explicaré qué son, cómo se clasifican, cómo se forman y cómo evolucionan.

¿Qué son las galaxias?

Estas son sistemas estelares que contienen desde millones hasta trillones de estrellas , así como nebulosas, planetas, asteroides, cometas y otros cuerpos celestes . También albergan una gran cantidad de materia oscura , una sustancia invisible que constituye la mayor parte de la masa de las galaxias y que influye en su dinámica y estructura.

Estas se encuentran distribuidas por todo el universo , formando cúmulos, supercúmulos y filamentos que conforman la roja cósmica . La distancia entre ellas es enorme, por lo que solo podemos observarlas con telescopios potentes que captan la luz que emiten sus estrellas. La luz que recibimos de las galaxias más lejanas ha viajado durante millas de millones de años, por lo que nos muestra cómo eran en el pasado.

¿Cómo se clasifican?

Las galaxias se pueden clasificar según su forma, tamaño y brillo . Una de las clasificaciones más usadas es la secuencia de Hubble , que las divide en cuatro tipos principales:

Elípticas :

Son con forma de esfera o elipsoide , sin brazos ni disco. Tienen un color rojizo debido a que están formados por estrellas viejas y frías . Son las más grandes y masivas , pero también las más pobres en gas y polvo . Ejemplos de elípticas son M87, M49 y la galaxia enana de Elíptica de Sagitario.

Espirales :

Son con forma de disco plano con brazos curvos que salen de un núcleo central . Tienen un color azulado debido a que contienen estrellas jóvenes y calientes . Son las más ricas en gas y polvo , lo que favorece la formación de nuevas estrellas . Ejemplos de espirales son la Vía Láctea, Andrómeda y la galaxia del Sombrero.

Lenticulares :

Son intermedias entre las elípticas y las espirales, con forma de disco grueso sin brazos definidos. Tienen un color amarillento debido a que poseen estrellas de edad intermedia . Son galaxias con una actividad de formación estelar moderada , ya que tienen algo de gas y polvo . Ejemplos de lenticulares son M84, M86 y NGC 5866.

Irregulares :

Son que no tienen una forma definida, sino que presentan una estructura caótica y asimétrica . Tienen un color variado debido a que albergan estrellas de diferentes edades . Son galaxias con una alta actividad de formación estelar , ya que disponen de mucho gas y polvo . Ejemplos de irregulares son la Gran Nube de Magallanes, la Pequeña Nube de Magallanes y NGC 1427A.

Enanas :

Las enanas son las que tienen una masa muy baja, de unos pocos millones a unos pocos miles de millones de estrellas. Pueden tener cualquier forma, desde elípticas hasta irregulares, y suelen estar dominadas por la materia oscura. Las galaxias enanas son muy abundantes en el universo, y a menudo orbitan alrededor de galaxias más grandes, como la Vía Láctea o Andrómeda. Un ejemplo de galaxia enana es la Galaxia Enana Elíptica de Sagitario, que está siendo desgarrada por la gravedad de la Vía Láctea.

Activas :

Las activas son las que tienen un núcleo galáctico muy brillante y energético, debido a la presencia de un agujero negro supermasivo que devora el material que lo rodea. Las galaxias activas pueden emitir una gran cantidad de radiación, desde ondas de radio hasta rayos gamma, y formar chorros de partículas que se extienden por miles de años luz. Las galaxias activas se pueden clasificar según el tipo y la intensidad de su actividad, como quásares, blázares, radiogalaxias o Seyfert. Un ejemplo de galaxia activa es la Galaxia del Sombrero, que tiene un núcleo muy luminoso y un disco de polvo que la rodea.

¿Cómo se forman?

Las galaxias se forman a partir de nubes de gas y polvo que se contraen por la acción de la gravedad y se fragmentan en proto-galaxias . Estas protogalaxias se van enriqueciendo con elementos pesados ​​a medida que se forman estrellas en su interior, que a su vez liberan energía y viento estelar . El viento estelar puede expulsar parte del gas y polvo de la protogalaxia, lo que afecta a su evolución posterior .

Las proto-galaxias pueden fusionarse con otras proto-galaxias o con galaxias ya formadas, lo que provoca cambios en su forma, tamaño y composición. La fusión de galaxias puede generar ondas de choque que comprimen el gas y polvo y desencadenan brotes de formación estelar. También puede producir núcleos activos que emiten radiación intensa desde el centro de la galaxia.

Estas se forman y evolucionan a lo largo de miles de millones de años, por lo que su aspecto actual es el resultado de un proceso complejo y dinámico que depende de muchos factores, como la cantidad de materia oscura, el entorno cósmico y la historia de fusiones.

¿Por qué son importantes?

Las galaxias son importantes por varias razones:

  • Son el escenario donde se desarrolla la vida. Las estrellas, los planetas y los seres vivos que los habitan son parte de las galaxias. Sin estas, no existiría la diversidad y la complejidad que observamos en el universo.
  • Son el testigo de la historia del universo. Estas nos permiten estudiar cómo ha evolucionado el universo desde el Big Bang hasta la actualidad, ya que conservan la información de las condiciones físicas y la composición química de cada época.
  • Son el objeto de estudio de la astrofísica. Estas nos plantean desafíos teóricos y observacionales que impulsan el avance de la ciencia y la tecnología. Algunos de los misterios que las galaxias nos presentan son la naturaleza de la materia oscura, la origen de los agujeros negros supermasivos, la formación de las primeras estrellas y la expansión acelerada del universo.

La materia oscura

La materia oscura es una forma de materia invisible que solo se detecta por su efecto gravitatorio. Se cree que la materia oscura constituye la mayor parte de la masa, y que determina su estructura y su dinámica. La materia oscura también puede afectar a la formación de estrellas, al regular la cantidad de gas y polvo disponible.

Los agujeros negros son objetos extremadamente densos, que tienen tanta gravedad que nada puede escapar de ellos, ni siquiera la luz. Se cree que en el centro de la mayoría de las galaxias hay un agujero negro supermasivo, que puede tener millones o miles de millones de veces la masa del Sol. Estos agujeros negros pueden atraer y devorar el material que se acerca a ellos, emitiendo una gran cantidad de radiación y energía. Este fenómeno se llama núcleo galáctico activo, y puede hacer que las galaxias sean muy luminosas y visibles.

La interacción con otras galaxias es otro factor que influye en la evolución de las galaxias. Las galaxias pueden atraerse, acercarse, orbitarse, fusionarse o destruirse mutuamente, según su distancia, su velocidad y su masa. Estas interacciones pueden alterar la forma, el tamaño, el contenido y el movimiento de las galaxias, y provocar brotes de formación estelar o de actividad nuclear.